martes, 30 de noviembre de 2010

La letra pequeña.

Y cómo no llegaba la compañia me hice de otra. Y me cobran ciento cincuenta euros por darme de baja.
Y así está montado el tinglado.

Eso sí, el chico que me atendió se las ha tenido que comer dobladas, porque su insistencia de si conocía a alguién para hacer un cambio de titularidad antes de darme la noticia es digna de mención.

La jodida letra pequeña. Esa que siempre quiero leer y nunca leo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada