lunes, 31 de enero de 2011

lala, la la la.

No sé como contar los hechos para que no haya relación.

Estábamos fumando fuera, de risas, de cachondeo que si el sistema, que si los nenes de ahora no tienen ni puta idea, de si estamos criando memos, que si tal y que si pascual...sin más.
Y como la falta de sentido del ridículo y el alcohol en su estado justo da todavía más valentía. Me subo encima de un banco a dar un mini mitín, son unos impresentables y sinvergüenzas, votemos en blanco, carguémonos el sistema...a voces, menos cuando subía la cabeza, miraba los balcones y bajaba la voz pensando. ¡¡Joder, los vecinos, pobres vecinos!! No sé cinco minutos haciendo el payaso tampoco más, ni siquiera le dí importancia.

Y estamos dentro y de repente.
Entra...dos furgones de maderos de añtaño, de policias...¡¡Joder, estoy flipando!! Y a mí me entra de nuevo la vena....¡¡Venga chicos gritemos todos a la vez...!! Y no se me ocurre ninguna proclama así que...empiezo...lala, lalala, la la lala la lala...en tono de manifestación ya sabéis...estilo ¡¡Zapatero, Rajoy (o el que sea) !! cabrón trabaja de peón. Y unas veinte personas calladas como putas...solo era cantar....lalalalalalalala....
Y entonces me pongo hablar con el mando que es el que pide la documentación del garito. Muy correcto él, muy correcta yo. A pesar de querer liarla.
Y se llevan a una chavala y a un chaval...
Y salgo a la calle y se me ocurre decir que han estado correctos y uno casi me parte la cara. Literal. Por decir eso. 
Al rato se tranquiliza e intento conversar con él.
No han estado correctos, a mí me han cogido del cuello. 
Yo no lo he visto, dentro (lo que yo he visto) han estado correctos, están haciendo su trabajo. Si veo cómo te cogen del cuello, seguro que me cago en la hostia puta.
Y claro, después de haber pasado horas me doy cuenta que yo me lo estaba tomando a cachondeo. Algo anecdótico que hace mucho, mucho tiempo que no me ocurría pero cuando una persona me dice que si han venido los policias es porque yo me había subido a un banco a chillar la gracia se  me esfumó por completo.

Otro día quizá cuente, cómo un chorizo de tres al cuarto, muy fumeta y muy hippie...cómo muchos de allí, intenta justificar sus robos o hurtos porque es estar en contra del sistema y robar a unos grandes almacenes tiene su lado revolucionario... 

No quiero volver a ir. 
Curiosamente en ese sitio es donde tengo mas certeza de que somos unos auténticos soplapollas y mi capacidad para hacer el gilipollas va en aumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada