jueves, 3 de marzo de 2011

Por un comentario que hice jocoso sobre los bancarios que no banqueros, una persona que no me veía casi en veinte años de calendario, hizo el siguiente comentario jocoso. "Ésta no es comunista, es anarquista qué es peor".

Pues sinceramente y en honor a la verdad, a mis años no tengo ni la más remota idea de lo que a política se refiere soy. Pero lo que sí sé es que me molestan en exceso las injusticias y los abusones. 
Cuando era jovencita (ya no lo soy), de años quiero decir, mis piernas eran casi cómo las del corre caminos, en clase de gimnasia hacíamos filas para hacer carrreras, cuando en mi fila se ponía alguna de las que corría tanto como yo, siempre me cambiaba...

Con los años aprendes a reconocerte, y aguantarte con lo que llevas impregnado dentro de tí ya sea por las haches o por las bes. 
Y ahora sé que mi mundo ideal, es mundo fantástico que nunca va a existir, pero no me siento frustrada, reduzco el mundo a mis alrededores, es la única forma de no levantarte con ese sabor amargo en la boca de que realmente. El mundo. Es un auténtico estercolero. 

¿Democracia en los países árabes?...¡¡A ver si es verdad!!  y la próxima revolución. La de sus mujeres.

Ésta mañana, un vecino miró de soslayo mientras mi hijo y yo llegamos a la puerta dos "pasos" más tarde. ¿Qué creéis que hizo? ¿Sujetar la puerta y dar los buenos días? Pues no.
Y quizá a lo mejor no dice palabras mal sonantes ¡¡Amosnomejodas!! ¡¡La hostia puta!! porque todos sabemos lo que es..SER/ESTAR BIEN EDUCADO.
Y no, no era jovencito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada